autilloCuando me compré el coche, nunca imaginé que me iba a hacer tanta compañía y me iba a resultar tan útil. 

4 años y pico después, ya hemos recorrido juntos más de 100.000 kilómetros.

Cuando estaba pensando en comprar el coche, una amiga me dijo “¡no sabes en la que te metes! Ya verás todos los gastos que supone”. Mi respuesta fue: “Pero tú tienes coche ¿verdad?” Entonces, ambas trabajábamos en una fábrica muy a desmano, y sin vehículo nos hubiera resultado difícil llegar día a día hasta allí.

Sé que los que tenemos coche somos unos contaminadores del medio ambiente, aunque yo intento hacer una conducción responsable. Pero también sé que sin mi “cedosín” me hubiera sido imposible vivir donde vivo, un pueblo de menos de 30 habitantes, donde no llega el transporte público.

Así pues, hoy brindo por mi negro compañero, que espero que me lleve a recorrer, por lo menos, otros 100.000 kilómetros más.

Anuncios